Libra: elegancia por excelencia

En el mundo existen muchas energías, fuerzas y entidades que se encuentran relacionándose todos y cada uno de los días. En ocasiones podemos reconocer como bella una pintura, una sinfonía, una poesía, o hasta a una dama. Sin embargo son pocas las ocasiones en que nos detenemos a pensar en por qué es que despierta dentro de nosotros este sentimiento de belleza, y es por la energía que recibimos de libra que hallamos dentro de nosotros esta emoción.

La belleza es balance, simetría, una armonía entre todos sus componentes. El signo de libra puede encontrar este equilibrio dentro de los elementos, y es de ahí donde nace esa emoción que nos atrae al encontrar algo en el mundo que sea bello. Lo podemos ver representado en cada una de las obras de arte que puede crear el ser humano.

Una sinfonía, u otra pieza musical, es considerada bella cuando podemos ver dentro de ella esta armonía y balance entre todos sus sonidos. Un ritmo acompaña siempre a la música, un ritmo que permita a los elementos un tiempo especial para cada uno. Puede dar a todos sus integrantes el valor y la atención que merece cada uno. Tal y como ponerlos en la balanza de libra, la armonía en la música puede equilibrar los altos y los bajos, los agudos y los graves para poder crear entre ellos esta bella pieza, que despierta un sentimiento en las personas, una emoción que no sabíamos que se encontraba dentro hasta escucharla venir de fuera. De igual manera, cada una de las 6 grandes artes encuentra el equilibrio.

La belleza nos permite recibir y apreciar aquélla emoción que el artista ha logrado plasmar en el mundo físico. Logra guardar una parte de su energía en un objeto intangible, que no posee energías espirituales, y que pueda llegar a otra persona. Esta es la verdadera dificultad que impone convertirse en un artista, lograr encontrar el balance en el medio en que se está trabajando, ya que este será el método de transporte de la emoción. Si no existiera tal equilibrio, la energía se vería trastornada, tratando de balancear por sí misma las energías y perdiéndose finalmente. Dejando de tener dentro de ella este movimiento dinámico, fluido y constante; volviéndose estacionaria y descomponiéndose por su falta de movimiento. La vida se define por el movimiento, cuando deja de existir el movimiento, las cosas han encontrado la muerte y abandonado toda energía que recibimos en el mundo. De igual manera, al no permitir el movimiento de la energía por los medios que utilizamos para plasmar un sentimiento, esta energía moriría y dejaría de existir para poder alcanzar a otros.

La constelación de libra representa el balance entre las fuerzas. Una característica indispensable dentro del mundo bello artístico. Desde una hermosa canción a un hermoso baile, la armonía, simetría y equilibrio que demuestran sus elementos son en base a la energía que recibimos de esta constelación, que así se vuelve indispensable para crear belleza y arte.

PUEDE INTERESARTE